Bebés 1-3 Años

Mi hijo dibuja en las paredes, ¿qué hago?

Juegos

 

El periodo entre los dos y los cuatro años es una etapa en la cual el niño ha adquirido cierta independencia así que comienza la exploración para desarrollar su creatividad. Si ya te has encontrado con la sorpresa de una pared rayada, evita castigar o reprender a tu hijo porque es un impulso natural que les cuesta dominar.

Para la mayoría de los niños pintar o dibujar es muy entretenido y pueden estar creando sobre una hoja de papel, luego entusiasmarse con la mesa, sillas e incluso las paredes. Por esto es muy importante la supervisión durante el momento creativo para que puedas guiarlo y así establecer algunos límites sin obstaculizar su desarrollo, ya sea le guste dibujar sentado o parado, ambos estilos entregarán un beneficio para su crecimiento y le permitirán desarrollar su motricidad fina o gruesa respectivamente.

Para lograr que sea una etapa entretenida para todos, puedes instalar una pizarra en su habitación y delimitar bien la zona de dibujo explicándole y acompañándolo cuando desee colorear. Recuerda que si bien los lápices son una excelente forma de desarrollar su creatividad, también pueden ser peligrosos si corren o se los llevan a la boca.

Si deseas entregarle completa libertad, existen las pinturas pizarra con las que puedes decorar toda su pieza, estas pinturas permiten dibujar sobre ellas y luego limpiar para volver a comenzar.

Procura siempre dejar sus materiales en una caja o mochila para ayudarlo a organizar su área de juego y que una vez terminada la actividad debes incentivarlo a ordenar.

Pintar favorece su creatividad, mejora sus capacidades de concentración y los vuelve más comunicativos al expresarse a través de sus dibujos, siendo además una guía de cómo está anímicamente tu hijo ya que a través del dibujo demuestran sus emociones.